Peleas entre niños: ¿debo intervenir cuando otro niño pega a mi hijo?

Muchos padres dudan si deben intervenir o no cuando otro niño pega a su hijo. Si se atienden a las características evolutivas del desarrollo social de los niños, se entenderá que la intervención del adulto es completamente necesaria.

Los padres deben intervenir en las peleas entre niños.

Existe una fuerte tendencia generalizada a pensar que los adultos han de dejar que los niños gestionen ellos solos sus conflictos con otros niños. Sin embargo, la realidad es que esto no es beneficioso.

Los niños pequeños (alrededor de los 2 años) se encuentran en un proceso de adquisición y desarrollo de sus habilidades sociales. Los niños necesitan un modelo al que poder observar e imitar y un acompañamiento emocional ante la situación conflictiva.

Los niños también necesitan aprender a resolver los conflictos interpersonales y desarrollar sus habilidades sociales. Para ello necesitan un referente, que es el adulto.

Si el adulto no interviene en un conflicto entre iguales, se está imposibilitando a los niños aprender a partir de su referente de comportamiento. Además, cuando se producen interacciones de
#agresividad o #violencia entre niños, es fundamental que el adulto intervenga para mostrar al niño la manera de gestionar esta complicada situación.

¿Qué deben hacer los padres ante una pelea entre niños?

Los niños de 2 años aún no poseen las estrategias necesarias para resolver conflictos de forma positiva. Por ello, pretender que sean los pequeños los que resuelvan sus conflictos sin ayuda es tratar de que realicen algo para lo que todavía no están preparados.

Cuando se permite que un niño agreda a otro, se está dejando al niño agredido desamparado e indefenso. Además, se le está transmitiendo que está sólo ante el conflicto, que no tiene apoyo ni protección.

Asimismo, cuando el adulto no interviene en casos de agresión entre niños, está permitiendo y legitimando la violencia. Aunque sean problemas infantiles, las agresiones físicas y verbales no deben permitirse en ningún caso.

Cuando se ignoran este tipo de agresiones, se está trasmitiendo a los niños que la violencia es aceptable y que en situaciones violentas el agresor queda impune y el agredido protegido. Por todo, es fundamental que el adulto intervenga si agreden a su hijo. De esta manera, se le ofrece consuelo y protección y se le enseñan herramientas positivas de resolución de conflictos.

Si tienes alguna pregunta al respecto no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder atenderte.

Fuente- El bebe.com

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *